BIENVENIDOS! SI QUERÉS COMUNICARTE, REFLEXIONAR O PROPONER, LOS SITIOS CONSTRUÍDOS: http://huaicolazoamericano.blogspot.com ó http://huamandariomorales.blogspot.com ó http://www.huaico-cehyso.neositios.com ó https://www.facebook.com/gabriel.morales.585 ó https://www.facebook.com/profile.php?id=100007049027222&fref=ts ó https://www.facebook.com/kamayarte2015 o email: revistahuaico@hotmail.com. HASTA SIEMPRE, UN ABRAZO! HUAUCKECHANACUY (hermanémonos)!!

TENEMOS LA COLECCION COMPLETA EN pdf, HUAICO: 43 revistas, 18 suplementos y 1 nro. especial, TODOS Y CUALQUIERA SE PUEDEN SOLICITAR A revistahuaico@hotmail.com Y SERAN ENVIADOS SIN CARGO NI CONDICION ALGUNA.

Cuarta época y final abierto

En esos tiempos de intensificación de las privatiza ciones y de un decidido avance de la banca internacional en las economías y en la vida de los países de América Latina y de todo el Tercer Mundo, profundamente debilitados, HUAICO se apresta a iniciar su IV época de vida, no con menos ímpetu de las veces ante riores.

"Entendemos que en estos 500 años de colonia y de neo colonia el flujo y reflujo de la do minación tuvo subas y bajas como en cualquier diná mica política e histórica. Por ello nada puede sor prendernos. Es sencillamente la historia del mundo con su opre sión y sus luchas, atravesando el puente de esta coyuntura. Entre las ruinas indoamericanas dejadas a su paso por el conquis tador, a partir del siglo XV, y el destino de las grandes ma yorías del continente haya solamente dife rencias de formas y acaso de método ya que desde la época de la agricultura rudi mentaria a esta etapa de la sofisticación tecnológica ha pasado mucha agua dolorosa bajo el puente. Entre las barcas de madera zar pando de Cartagena de Indias llenas de oro rumbo a Eu ropa, bajo un páramo de dolor y de sangre y el desangramiento eco nómico a que los países del Norte someten a los más pobres y humillados significan sólo dos instancias de una misma Historia. No obstante, conside rando los rumbos de esta Historia siempre la espe ranza se encendió a partir de las respuestas sucesivas de los pueblos. Iniciamos ni más ni menos que en los marcos de esta historia nuestra IV época. Con cris talinidad de proceder e ideas cla ras."
(Editorial HUAICO 41/2)

En la situación interna de la dirección de HUAICO, podemos encontrar las causas del de caimiento (imperceptible o subestimado en ese entonces) a fines de los años '80 en Jujuy que contrastaba con el auge de desarrollo cultural como publicación en el resto del país. La injuria de los grupos golpistas produjo además de la separación de supuestos compañeros el aislamiento cultural-social-económico que iban a generar una situación nueva: la confrontación ideológica sin temas de debate, enemistades cre cientes que no se hubieran imaginado, y HUAICO fue usado de chivo ex piatorio de las insuficiencias neuronales que tenían algunos interesados enemigos de las causas y formas de plantearlas desde la revista y otros que se unían por simple solidaridad con ellos, por inercia climática casi.

Una profunda corrupción en los valores esenciales éticos y humanos es una conclusión rápida pero inevitable cuando se piensa en dejar de compartir con, para enfrentarse contra, o verlo, conocer y ponerse de lado para que algo suceda, y disfrutarlo. No es ficción ni es escribir en clave, es lo que se producía culturalmente en la Argentina de Menem-Cavallo.
La falta de debate, el reemplazo del compartir y diseñar en grupo por el aislamiento e individualismo extremo, o dejándose arrastrar por la masificación hasta en el pensa miento, y en definitiva, con la ausencia de proyectos y salidas a las situaciones  devenidas por los cambios de los poderes internacionales en el fin de siglo/milenio con sus inevita bles crisis de estructuras sociales y sicoló gicas, etc.

HUAICO apenas pudo terminar el tomo 10 y planificar un número especial por 20 años de lucha ininterrumpida. Fue alrededor de 1996 que un pe queña agrupación "de género", que sobrellevaban más angustia biológica e insatisfacción de vida que banderas feministas junto a sicólogas sin ética profesional y aburridas de la Facultad de Humanida des de la UNJu -el mismo sitio de tantas realizaciones, el único por decirlo lugar progresista en esa ciudad-, grupo casi secta que siembra la semilla de lo que único que sabe y puede hacer: la discordia, el enfrentamiento, la delación, contra su enemigo inmediato que no es el sistema capitalista. Aparecen claramente todos los personajes que siempre exponemos para el estudio y la discusión en HUAICO: el neocolonizado en sus diferentes grados, la traición como mé todo de salvación de clase -un patrimonio histórico muy americano, lamentablemente, como en todo proceso de conquista y colonización de pueblos-, tocando a lo último que permitía la con tinuidad editorial, la dirección. Por divagar un poco, a cambio de estos sucesos podría haber aparecido hasta otro tomo de la revista, algunas realizaciones, la página de internet, el número especial engordado de a poco y que conforma un libro.

Pero viviendo en la Argentina, país quebrado desde dentro por propios argentinos entregadores y lacayos de los intereses imperiales -no sucumbió a un terremoto ni fue invadido por los marines- inevitablemente tenía que suceder algo similar, un paralelo. Tal cual, ex-compañeros aliados con la clase dominante, compartiendo los argumentos ideológicos de la derecha bussista y la tradicional o arcaica: de la inquisición cristiana. Sostenidos además del accionar represivo la alcahuetaría social, que crea una atmósfera de peligro más parecida a los tiempos de la persecución militar que a los actuales. Cómo será que HUAICO convivía con la realidad, que incluso le pasó lo mismo que a todo el pueblo; la diferencia, es que la función no era vivirla en "carne propia", sino investigar los hechos, verlos, analizarlos, escribir, difundir y trabajarlos. Ahora bien, aprovechando la experiencia a fondo y tomando como un bien el caudal documental y testimonial, desde ángulos históricos, sociológicos, antropológicos, para la reflexión por una parte, y por otra, para reconocer cómo la complicidad deja de ser un concepto para ubicarse en la totalidad: contra nuestra clase dominante no se puede.
La cultura dominante permite todo, salvo que se la enfrente, que se le discuta porque ca rece de argumentos, sólo conserva la fuerza de las instituciones, el dinero y el poder, tienen de todo, menos moral y dignidad. Que se queden tranquilos una vez más, HUAICO o cualquier otro grupo o sector de los tantos que hay y permanentemente aparecen trabajando en todos lados, desde todos los frentes, con diferentes metodologías, no dejará de luchar por la liberación social de la misma manera que no se puede dejar de respirar para vivir. La resistencia cultural es inevitable y las clases dominantes -hoy  como nunca- lo saben y tienen miedo de perder sus privilegios, de ver fracasar la cultura que imponen y que hacen posible amplias complicidades directas o indirectas de los sectores populares.
El trabajo de HUAICO fue concreto, pocas palabras y simples. Trabajo, ediciones, talleres, re flexiones, creatividad y resistencia, no dejar de luchar. No hay murallas para nuestra mente ni cadenas para nuestra voz, se veía pintado en las paredes bajo la represión de mediados de los '70. La revista o cualquiera de sus formas o posibilidades, sostienen esa consigna, que no es otra cosa que levantar la vida misma, no como la de un animal que se le tira la comida y agacha la cabeza, sino la humana, la pensante. Entonces solamente hay que comprometerse con la vida misma, y la cultura no es otra cosa que el aire para respirar.
"Con el tomo 10 culmina una etapa de mucho esfuerzo artesanal, de imaginación y ayuda mutua que no logra en la actualidad seguir sosteniéndose; la distancia, los años, los problemas de cada compañero y su me dio, hacen entre tantas cosas más complejas que HUAICO no continúe saliendo en forma periódica. 1997, un año de silencio, pero bueno, de acumulación, para cuando se pueda. Cuarenta y tres números y diecinueve suplementos en diez tomos durante dieciocho años es el balance que queda "en los papeles". La búsqueda, discusión, enriquecimiento de la auténtica identidad cultural de nuestro pueblo junto a indolatinoamérica para un proyecto social de liberación sigue siendo la lucha, y HUAICO seguirá aportando. Huauckechanacuy!! Hermanémos!! 
(A modo de presentación#, Tomo 10, Gabriel Morales)